¿En qué consiste y cómo se regula la vía de apremio y embargo en el proceso judicial civil español?

De forma sucinta y divulgativa trataremos de exponer a nuestros lectores cómo funciona el sistema judicial español cuando se trata de hacer efectivo el “deber de entregar una cantidad de dinero liquida”.

A. El embargo de bienes.

a. La traba de los bienes:

1. No pueden embargarse bienes cuyo previsible valor exceda de la cantidad debida, salvo que en el patrimonio del deudor sólo existan bienes de valor superior.

2. El embargo se paraliza en cualquier momento en que el deudor consigne judicialmente la deuda.

3. En el sistema judicial español no es válido el embargo indeterminado. Sólo pueden embargarse bienes objetivos, identificados y concretos.

4. Si el ejecutado no identifica bienes propios, susceptibles de embargo, estos pueden designarse por el acreedor; quién también puede exigir que el propio juzgado exija al deudor la identificación de los mismos (con apercibimiento de que, en caso de desobedecer la orden judicial, pueda ser objeto de multas e incluso autor de la comisión de un delito de desobediencia grave a la autoridad judicial).

5. Con idependencia de los anteriores métodos de designa de bienes por el acreedor y/o deudor, también el juzgado puede realizar las correspondientes investigaciones (recabando todo tipo de datos a organismos oficiales: Hacienda, Jefatura de tráfico, Registro de la propiedad, Registro mercantil, …).

6. Todas las personas, y entidades públicas y privadas, están obligadas a prestar colaboración en las actuaciones de ejecución por embargo.

b. Orden de los embargos:

1º. Dinero o cuentas corrientes de cualquier clase.

2º. Créditos y derechos realizables en el acto o a corto plazo y títulos, valores y otros instrumentos financieros admitidos a negociación en el mercado secundario oficial de valores.

3º. Joyas y objetos de arte.

4º. Renta en dinero, cualquiera que sea su origen y la razón de su devengo.

5º. Intereses, rentas y frutos de toda especie.

6º. Bienes muebles o semovientes, acciones, títulos o valores no admitidos a cotización oficial, y participaciones sociales.

7º. Bienes inmuebles.

8º. Sueldos, salarios, pensiones e ingresos procedentes de actividades profesionales y mercantiles autónomas.

9º. Créditos, derechos y valores realizables a medio y largo plazo.

B. De los bienes que no pueden embargarse.

a. Bienes absolutamente inembargables:

1. Los bienes que hayan sido declarados inalienables.

2. Los derechos accesorios, que no sean alienables con independencia del principal.

3. Los bienes que carezcan, por si solos, de contenido patrimonial.

4. Los bienes expresamente declarados inembargables por alguna disposición legal.

b. Bienes inembargables del concreto ejecutado:

1. El mobiliario y el menaje de la casa, así como las ropas del ejecutado y de su familia, y lo que no pueda considerarse superfluo. En general, aquellos bienes como alimentos, combustible y otros que (a juicio del tribunal) resultan imprescindibles para que el ejecutado, y las personas de el dependientes, puedan atender con razonable dignidad a su subsistencia.

2. Los libros e instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión, arte u oficio, a que se dedique el ejecutado, cuando su valor no guarde proporción con la cuantía de la deuda reclamada.

3. Los bienes sacros y los dedicados al culto de religión legalmente registrada.

4. Las cantidades expresamente declaradas inembargables por ley.

5. Los bienes y cantidades declarados inembargables por tratados internacionales ratificados por España.

C. Embargo de sueldo y pensiones.

a. Es inembargable el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional.

b. Los salarios, sueldos, jornales, retribuciones o pensiones que sean superiores al salario mínimo interprofesional, se podrán embargar conforme la siguiente escala:

1. Para la primera cuantía adicional hasta la que suponga el importe del doble del salario mínimo interprofesional, el 30%.

2. Para la cuantía adicional, hasta el importe equivalente a un tercer salario mínimo interprofesional, el 50%.

3. Para la cuantía adicional, hasta el importe equivalente a un cuarto salario mínimo interprofesional, el 60%.

4. Para la cuantía adicional, hasta el importe equivalente a un quinto salario mínimo interprofesional, el 75%.

5. Para cualquier cantidad que exceda de la anterior cuantía, el 90%.

c. Si el ejecutado es beneficiario de más de una percepción, se acumularán todas ellas para deducir una sola vez la parte inembargable. Igualmente serán acumulables los salarios, sueldos y pensiones, retribuciones o equivalentes de los cónyuges cuando el régimen económico que rija no sea el de separación de bienes.

d. En atención a las cargas familiares del ejecutado, el secretario judicial podrá aplicar una rebaja de entre un 10 a un 15% en los porcentajes establecidos.

D. Otras modalidades de embargo, ante la falta de dinero líquido.

a. Administración judicial (de empresa, de acciones…).

b. Subasta pública de los bienes muebles o inmuebles embargados.

c. Convenio de realización (que el juzgado proceda, por ejemplo, a la designación de un agente de la propiedad inmobiliaria para que venda un inmueble embargado).

d. Ejecución del deber de entregar cosas: que se puede realizar de forma voluntaria, por apremio, o finalmente por sustitución (indemnización de daños y perjuicios).

e. Ejecución de obligaciones de hacer o de no hacer: en el mismo sentido, ejecución voluntaria, por vía de apremio si es posible, o por sustitución (daños y perjuicios).

f. Liquidación judicial de daños y perjuicios; frutos y rentas, y rendición de cuentas.